Según OdA MM, el término „masaje médico“ es confuso en sí mismo y deja mucho espacio para la interpretación. Un masaje es médico si se aplica a una persona enferma de forma orientada al paciente con un claro objetivo terapéutico.
La manipulación en sí, es decir, la técnica de masaje, no es médica, pero el propósito del tratamiento la hace médica. Esto supone que la persona a ser tratada tiene algún tipo de trastorno.
La enfermedad siempre significa un desequilibrio en el funcionamiento de un sistema corporal o en su fina interacción con otros.
Todo masaje médico-terapéutico, sin importar la técnica, trata de restaurar este equilibrio. De manera directa a través de un efecto de equilibrio desde el exterior; de manera indirecta a través de la estimulación de la capacidad de regeneración (capacidad de autocuración).
El masaje médico-terapéutico es una terapia de estimulación, en la que se aplican técnicas adecuadas de masaje manual a todos los tejidos del cuerpo con fines de curación (terapia). La esencia del masaje es la aplicación de presión y tensión en el tejido con la mano.
Las técnicas que utilizo en mis tratamientos son:

  • Masaje clásico
  • Reflexología podal
  • Hidrotermoterapia
  • Electroterapia
  • Masaje de tejido conectivo
  • Drenaje linfático
  • Kinesotaping
  • Ventosas
  • Masaje deportivo
  • Terapia de puntos gatillo (Triggerpoint Therapy)